El Caldero de Sol

El Caldero de Sol

sábado, enero 04, 2014

BIENVENIDO A LA CASA, tradiciones celtas



Imaginate entrando a una de aquellas casas antiguas, mucho mas alla de los anos de Cristo, alla por los 2000 anos antes de el, alla en las epocas de Irlanda, los Celtas, en esas epocas, imaginate entrando a una de esas casas de forma circular con techos de paja o quincho, y al entrar es solamente una gran habitacion circular con sus ventanas claro, y en el centro lo que viene a ser la cocina a lenia, el fuego donde se preparaba la comida, las ollas colgando de ganchos, y en el centro del techo un agujero para que saliera el humo, tal cual un Teepee de los Nativos Americanos, fijate en la similitud y tan lejanas civilizaciones.
Imaginate alli sentada/o con amigos y familiares en las noches o en esos dias de invierno de frio y llenos de nieve y tormentas de viento, alli todos reunidos alrededor del fuego el cual les recuerda el calor del sol. Alli dentro de la brujula de la Madre Naturaleza, el circulo familiar, la casa redonda, te hace sentir una gran seguridad, una gran proteccion, la cual tambien podes sentir en estas casas actuales de cuatro paredes, ya que cada cara de la casa es un punto cardinal de la tierra, y los espiritus benevolentes te tejen un manto invisible de proteccion desde los cuatro puntos del universo.
El suelo de tierra justo en el umbral de entrada de la casa en toda Irlanda era conocido como  "la bienvenida a la puerta". Al entrar el visitante, se para justo alli y daba una bendicion al hogar que visitaba.

Alli donde se paraba se consideraba tierra sagrada y muchos la tomaban y usaban para curar una serie de enfermedades ya que sobre ella habian dado una bendicion.

Tambien era sagrada porque estaba justamente en el limite del mundo de afuera con el mundo de adentro, es decir con la vida de la familia dentro y el mundo salvaje fuera.

No era ni "aquí" ni "alla", y así se permitió que una grieta se abra entre los mundos en los que el poder del otro mundo podría fluir en nuestro propio mundo.
 

El mes de Enero nos encuentra de pie en el umbral de un nuevo año, y una invitación que nos espera: la creación de un espacio en nuestras vidas en el que podemos empezar a vivir de una manera sagrada. La espiritualidad celta nos enseña que no tenemos que ir más allá de nuestros propios hogares, a fin de comenzar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario