El Caldero de Sol

El Caldero de Sol

miércoles, septiembre 16, 2015

MI DIARIO: 5 O'CLOCK LA HORA DEL TE


Si ya se que esta foto esta reconocida y que todo el mundo la tiene. Pero es que a mi esta foto me trae un recuerdo super especial.
La hora del te, a las 5 en punto en mi casa una vez al mes.
Si solo una vez al mes o a veces hasta dos veces al mes venian las amigas de mi abuela a tomar el te y jugar Rumy canasta.

Ay nena, para mi era un dia de fiesta. No sabes lo que eran esas mujeres que venian a tomar el te.
Dejame que te cuente mi linda nena porque tu abuela vivio epocas fantasticas, epocas divertidas que te va a encantar que te cuente.
En casa la hora del te era sagrada. Siempre habia ya sea bizcochos o tortas de chocolate o naranja o galletitas  con mantequilla y dulce de leche.
La hora del te es sagrada para familias como la mia, de antanio con tradiciones bien arraigadas como levantarse a las 7 de la manana, cosa que yo odiaba, Comer a las doce del dia exactamente. Si no estabas sentado a la mesa a las 12 no comias.
Y la hora del te a las 5 pm. Y ni que decir que a las 9 pm en punto a cepillarse los dientes y a dormir.

Pues bien mi abuela desde temprano comenzaba a organizar la gran mesa del comedor para doce personas. Mantel blanco de lino fino calado a mano, con puntillitas en los bordes. A veces ponia uno traido de Italia, divino.
Luego la loza a usar, una de Inglaterra con rosas rosadas y bordes dorados la cosa mas primorosa del mundo. Tetera, lechera, azucarera, tazas con platito y el platito de postre, y claro los platos haciendo juego para la torta o las masitas o lo que sea.

Aaaaaahhhhh yo me deleitaba viendo todo eso, pues no se usaba a diario el juego de te.
Tomabamos el te con otro juego mas barato claro. pero no dejaba de ser bonito a mis ojos.

Luego el olor de los pasteles en el horno, los dedos corriendo entre las cremas y los chocolates directo a la boca  para probar sin que nos vieran.
 Los robos de cerezas en almibar, yuuuummmmm y ver quietita la decoracion de las tortas.
Todo un espectaculo.

Mama y abuela ya habian ido a la peluqueria el dia anterior, si el salon de belleza, durmieron toda la noche sentadas para no despeinarse, con un panuelo de seda en la cabeza, que cosa tan incomoda pero la belleza, como decia una amiga mia, cuesta.
Se arreglaban todo, no solo el cabello, sino que las unias de las manos y de los pies.
Se depilaban las cejas, los bigotes, las piernas, las axilas era una cosa que solo les faltaba el masaje y el banio de lodo.
Era la hora de arreglarse ponerse sus tacones, sus vestidos bonitos, sus alajas de oro y piedras, collares, pulseras, anillos, como para ir a una fiesta!!
Luego todo el mundo a banarse y a prepararse para esperar a las visitas.
Los jalones de pelo, con los apurones, y los monios en los vestidos.
Nos ponian perfume que yo terminaba llorando de la alergia, pero bueno me aguantaba.
Los zapatitos negros de charol con las mediecitas blancas relucientes dobladas y con puntillitas una monada. Me encantaba mirarlos.
Nos dejaban tan bonitas como unas muniequitas.

Por fin sonaba el timbre y eran dos tres mujeres que venian llegando primero.

- Hola Potota, como estas, te ves regia! - saludaba mi abuela a su madrastra, una mujer de unos 70 anios muy bien cuidada, Arreglada, muy coqueta, un amor de persona, yo la adoraba, era un angel de buena y de inocente. Mi abuelo decia que era tan inocente que parecia tonta pero no lo era, era tan simple, y siempre alegre, siempre positiva. Jamas la vi enojada. Creo que no sabia lo que era eso de estar enojada.

- Pasa, pasa Tota, como andas, veni deja el tapado aqui en el closet.
La hermana menor de abuela. Callada, Simpatica, Siempre con una sonrisa marcando su cara. Era linda y se arreglaba bien,

- Marta deja las cosas en la cocina que la chica las arregla para el te.
La hermana del medio. Mi madrina de bautizo, ella ni se maquillaba, usaba faldas amplias, largas, blusas olgadas, comoda, siempre haciendo bromas, cosquillas, abrazos fuertes, besotes que te rompen el cuello. Claro mujer ruda con tres pares de mellizos. Mujer acostumbrada a jugar con varones. Una ternura, y como cocinaba.

Y asi iban llegando las mujeres, La tia Monona prima de abuela chiquita y gorda. de pelo cortito y batido porque tenia poco.
Viruta su mejor amiga siempre de negro, luto de por vida con los labios rojos rojos de pintura brillante. Pero linea negra en los ojos. Canosa. cansada pero simpatica. Muy querida por todos\\
La otra prima de abuela, que ni me acuerdo el nombre de voz chillona, muy maquillada, con olor a naftalina, su tapado de nutria marron, su cartera de mano de charol brillante. con su forma tan peculiar de hablar.
Y por alli la Gigante le decia yo, una mujer alta, grande, robusta, muy maquillada, labios rojos brillantes, ojos pintados de verde, llena de pulseras de oro y cadenas de oro, su tapado de piel, sus anillos de oro y brillantes. Ella me atraia mucho. Tan propia, con una personalidad avasallante.

Todas copetudas, fajadas jajajajaja, divinas.
Sentadas en la mesa comenzando el juego de barajas y alli nomas comenzaba la carniceria, el descuartizamiento de gente, uno a uno iban cayendo al centro de la mesa, siendo criticado, burlado, hasta desnudado, y descuartizado por esas mujeres que mientras miraban sus cartas, iban contandose la vida de los demas sin ningun prejuicio ni en voz baja, sino que a los gritos y a las carcajadas.

Deleitandose de los bocadillos, repitiendo tazas de te, calculando que carta dejar si ganar o dejarse ganar.
Era para mi un deleite tomar el te con esas mujers tan especiales, Tan despreocupadas, diverditas, criticonas, jajajajjaa no dejaban a nadie vivo, Y asi y todo las adoraban.
Los verdaderos nombres yo creo que ni ellas ya los recordaban pues todas tenian apodos asi hasta mi mama y mi abuela, ninguna era llamada por su nombre y no me pregunten porque, creo que era costumbre de la epoca. No se.

Claro que me preguntaras que tiene esto que ver con la magia. O si ellas hacian algun ritual o algun hechizo despues de tomar el te.
No, no hacian nada de esto, nunca las oi hablar de brujeria pero ellas en si eran brujas y el tomar el te era el gran ritual que las unia.
Eran brujas porque maldecian, y bendecian, daban y quitaban. Eran brujas porque eran mujeres que deseaban y lo visualizaban y lo tenian. Sin necesidad de nada, porque ni prendian velas siquiera pero rezaban mucho, daban gracias a Dios por lo que tenian. Daban limosna en la iglesia. No se perdian ni un solo ritual de misa los domingos.
Mujeres devotas que bautizaban a sus hijos, que los iniciaban en su religion,
Hechiceras sin saber, sin tener la mas remota idea de que lo eran, hechiceras naturales.
Pero mi abuela ponia la escoba atras de la puerta si no queria visitas. Y mi madrina sabia quitar el empacho y el mal de ojo. Y mi tia alejaba tormentas con cruces de sal en su casa.
Y eran hechiceras coquetas, coquetisimas, pintarrajadas de labios rojos brillantes, sombras verdes y azules, cachetes colorados, caras llenas de polvos, grandes peinados con muchisimo fijador que ni el huracan mas bravo podia despeinar.
Divinas mujeres de los anios 50, 60, que venian en los 70 a jugar Rumy canasta a casa justamente a la hora del Ritual del Te.

No hay comentarios:

Publicar un comentario