El Caldero de Sol

El Caldero de Sol

jueves, septiembre 17, 2015

MANDRAGORA PLANTA MAGICA

Las raíces antropomórficas como la legendaria Mandrágora y la Brionia Blanca, han sido apreciadas durante mucho tiempo por sus potencias mágicas. La Mandrágora, también conocida como El Ahorcado o la Manzana de Satán, se cosecha de acuerdo a una elaborada ceremonia; el recolector debe acercarse a la planta con el viento soplando desde atrás y cerca de la puesta de sol, dibujando tres círculos alrededor de ella con una daga consagrada antes de escarbar la raíz. Según algunas autoridades la Mandrágora brilla con una extraña luz en la oscuridad y debe ser desenterrada con un instrumento de marfil o madera en lugar de uno de hierro. Se dice que emite un chillido fatal cuando es exhumada del suelo y algunas veces se usaba un perro para sacarla, atándola a su cola con una cuerda. La Brionia Blanca es intercambiable con la Mandrágora, diciéndose que crece con una exuberancia peculiar bajo las horcas o sobre las tumbas de los suicidas y hechiceros.

La Mandrágora es llamada 'Planta de Circe' y la empleaban, supuestamente, las grandes hechiceras griegas para producir transformaciones mágicas. También es sagrada para Venus y tiene fama de ser un potente afrodisíaco, producir amor, fornicación y fertilidad cuando se lleva encima o es consumida en pociones.

Las mandrágoras también podían ser utilizadas como un familiar o guía espiritual, que facilitaba la adivinación y protegía de los ataques psíquicos de brujas maliciosas. A la raíz se le daba nombre de forma ritual, tres veces antes de ser enterrada de nuevo durante un mes lunar; después era desenterrada y otra vez se le daba nombre tres veces más mientras era lavada con vino en Viernes. La raíz debía guardarse envuelta en un trozo de seda blanca, teniendo que dirigirse a ella usando siempre su nombre mágico desde ahí en adelante. Las brujas alemanas conocían a dicha efigie como Alraun o Erdemannekin.


copiado del libro de Nigel Aldcroft Jackson 

No hay comentarios:

Publicar un comentario