El Caldero de Sol

El Caldero de Sol

viernes, octubre 23, 2015

LA MAGIA DEL GINSENG


Aumenta la vitalidad general, estimula y tonifica especialmente en casos de cansancio físico e intelectual. Recomendado en tareas que requieren grandes esfuerzos, y para deportistas.
Es un efectivo control de la hipertensión arterial.
Fortalece y tonifica el sistema circulatorio, cardiovascular y pulmonar.
Previene la arteriosclerosis y los problemas vasculares. Muy aconsejable en la convalecencia.
Disminuye los niveles de colesterol malo (LDL) y triacilglicéridos (TAG), previniendo infartos.
Aumenta la irrigación cerebral, con lo que acelera la agilidad mental y previene las enfermedades cerebrales degenerativas como la senilidad y la trombosis.
Tiene efectos afrodisíacos, incrementa la potencia sexual.
Estimula la regeneración celular
Fantástico Tónico reconstituyente a nivel muscular
Combate el cansancio físico y mental.
Incrementa la producción de glóbulos rojos previniendo anemias.
Refuerza actividad cerebral, aumentando la capacidad de concentración, la memoria y la libido.
Permite controlar la diabetes, al disminuir el nivel de azúcar en la sangre.
Combate de manera eficaz el stress y el insomnio.
Descongestiona el aparato digestivo y protege las funciones hepáticas.
Acelera la eliminación de toxinas y protege contra las radiaciones que producen cáncer.
Aumenta la atención, ayuda a los procesos de concentración, ideal para estudiantes, y agiliza la actividad mental.

IMPORTANTE: Su consumo excesivo, durante periodos prolongados, puede provocar efectos secundarios tales como ansiedad, nerviosismo, taquicardia, insomnio, dolores estomacales, migraña, síndromes febriles o tensión muscular.

El Ginseng está disponible en distintas formas, como, por ejemplo, té, cápsulas, extractos, tabletas, raíces, chicle, cigarrillos, caramelos y en forma de jarabe líquido.







Como preparar una infusión con raíz de Ginseng

Colocar una o dos raíces secas de Ginseng cortadas en trocitos, lo más pequeños posibles, en una cacerola con tapa y poner a hervir en 1 litro de agua, cuando rompa el hervor dejar a fuego lento durante 45 minutos.

Hay que evitar levantar la tapa del recipiente demasiadas veces, con el

objeto de no dejar escapar la esencia del Ginseng. Finalmente colar y beber la infusión dentro de las dos horas.

Los trozos retirados de Ginseng ahora estarán hinchados y puede comerse uno o dos, el resto se guarda para volver a cocer hasta tres veces porque no reduce los efectos de manera alguna.

El consumo recomendado es de una a dos tazas de té por día.







Nota: El Ginseng debe cocinarse en una cacerola de barro o de porcelana. Nunca deben usarse cacerolas de hierro o aluminio, porque el metal daña sus propiedades medicinales.

Si bien el Ginseng puede masticarse crudo, nunca debe ingerirse directamente sin cocinar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario