El Caldero de Sol

El Caldero de Sol

lunes, marzo 21, 2016

RUDA

La Ruda
Origen: regiones mediterráneas, se desarrolla normalmente en cualquier tipo de suelo. Es un arbusto de 0,90 cm de alto aproximadamente, de hojas verde grisáceas, dentadas, lobuladas, aroma áspero y fuerte, es dioca, lo que quiere decir que existe femenina y masculina (la famosa "ruda macho" y "ruda hembra"). Flores amarillas. La ruda hembra y la ruda macho, las que he conocido en el norte argentino. La primera es de hojas pequeñas y tupidas, y la segunda de hojas grandes y planta más recia y de escasas ramas.
Resulta tóxica si no se la utiliza con cuidado. Se usa para tratar las mordeduras y picaduras. Alivia el dolor de cabeza con compresas en las sienes.
Muchos vegetales tienen cualidades mágicas que el pueblo utiliza con sus respectivas leyendas. Una de las plantas muy utilizadas por magos y curanderos es la ruda, de la cual, no sólo en América, sino también en muchos pueblos de Europa, se dice que es propicia para la hechicería. En el norte, la ruda se utiliza como amuleto, pues, llevando un gajo en el bolsillo ahuyenta a las brujas que practican magia negra y a los malos espíritus.
Esta planta tiene virtudes magníficas: nos avisaba cuando entra una persona desconocida en la casa. Apenas el forastero cruzaba el lugar donde se hallaba la planta, ésta despedía un olor extraordinario que apestaba la casa. No sucedía con nuestros familiares el caso citado.
El Padre Hernando Castillo (39) escribió de la ruda lo siguiente: "La ruda tiene muy conocidos provechos. Dicen los naturales que su zumo preserva al que se previniere con él de picaduras de abejas, avispas, escorpiones y arañas. Aristóteles, que impide el mal de ojo. En la Edad Media se utilizaban las varas de ruda para esparcir el agua bendita en las misas. Se le atribuía la propiedad de repeler las infecciones y los venenos. Los pintores del Renacimiento consumían infusiones de ruda para mejorar la vista cuando empezaban a perderla.
Magos, brujas, curanderos e incluso los modernos homeópatas saben que la ruda es una de las plantas más poderosas que existen tanto en la hechicería como en medicina natural. En Grecia, Hipócrates la recomendaba para aliviar dolores y combatir epidemias, mientras que las curanderas modernas creen que la ruda cura el mal de ojo y atrae el amor, entre otros beneficios.
Innumerables civilizaciones han sido adoradoras de la ruda. Los romanos, por ejemplo, eran fieles cultores de esta hierba. Era común que los jueces llevaran consigo algunas hojitas cuando debían estar en contacto con algún prisionero, pues existía la creencia de que la ruda los preservaba de las contaminaciones y del mal de ojo.
Los chinos también le adjudicaron características benéficas. La usaban para contrarrestar las fiebres palúdicas y los malos pensamientos. Para los magos celtas la ruda era una verdadera defensa contra hechizos y trabajos maléficos. Solían usarla para las bendiciones y la sanación de los enfermos. Y ese mismo carácter sagrado tuvo para los egipcios, hebreos y caldeos, quienes afirmaban que la planta de ruda era un don de los dioses.
En América, los indígenas agregaban esta hierba en sus gualichos de amor (trabajos o hechizos de amor). Aseguraban, además, a las enamoradas, que con apenas exponer unas pocas ramas a la luz de la Luna y después entregárselas a sus amados, conseguirían conquistar el corazón del ser querido.

PLANTE SU PROPIA RUDA DE PODER
Si bien se suele afirmar que la ruda más poderosa es aquella que se toma de un jardín ajeno, la que nosotros mismos plantamos también posee poderes fantásticos. Ya sea a partir de una semilla o de un gajo, lo importante es que usted y no otra persona sea quien la siembre, ya que sus manos serán las transmisoras de su energía y de su magnetismo personal, ingredientes básicos para que su planta crezca e irradie buenos fluidos.
Antes de comenzar su labor procure tener en cuenta lo siguiente:
Jamás plante ruda en un estado depresivo o en momentos en que no se siente bien (tampoco si es mujer y esta mestruando). Si lo hace con ira o por curiosidad, para verificar luego que sucede, los resultados probablemente no van a ser los esperados.
Dedíquele los cuidados necesarios pero no exagere. No esté constantemente pendiente de ella. Colóquela, de ser posible, en un jardín donde reciba mucho sol. Algunos ocultistas recomiendan ubicarla siempre del costado izquierdo del jardín o de la maceta si es ruda macho. Si es hembra, en el derecho. (La ruda es hembra cuando sus hojas son pequeñas y es macho cuando sus hojas son grandes).
En el caso de poseer felinos, trate de situarla en una zona donde ellos no se aproximen, pues la ruda espanta a ciertos animales, como los gatos y los sapos.
No se preocupe al notar que su plantita comienza a marchitarse. Es más, no haga ningún intento por salvarla. Esta es una clara señal de ella ha comenzado a obrar para su bienestar, absorbiendo la negatividad que se encuentra en el ambiente. Cuando esto ocurra, compre otra y repita la operación anterior.
COMO HACER UN ENCANTAMIENTO
Para aumentar la eficacia de las hierbas, se puede recurrir a un proceso simple de encantamiento que tenga como objetivo equilibrar las vibraciones de la planta hasta llevarla a la misma frecuencia de nuestra necesidad mágica. Esta práctica deberá hacerse momentos antes de comenzar cualquier hechizo.
Encante correctamente sus hierbas siguiendo estos pasos:
Tome las hierbas (hojas, tallos, ramas) que indique el ritual y viértalas en un cuenco de madera.
A cada lado del recipiente encienda una vela. A su derecha, una blanca para la protección y la espiritualidad. A la izquierda, una amarilla para incrementar los poderes psíquicos y mentales. Hágalo en un lugar donde se encuentre a solas.
Recoja la ruda con sus manos y trate de visualizar con fuerza aquello que anhela alcanzar, por unos momentos. Concéntrese en el contacto entre las yemas de sus dedos y el vegetal.
Para culminar con el encantamiento, eleve el cuenco hacia el cielo y haga la siguiente afirmación: "Ruda, bendita ruda, te encanto para que te conviertas en mi poderosa aliada". Una vez finalizado este último paso, prosiga con el ritual elegido.
PROPIEDADES DE LA RUDA
PROTECCIÓN:
Esta es tal vez la más conocida de sus virtudes. Protege de manera general. Preserva de accidentes, ataques psíquicos de espíritus inferiores, de la envidia, etc. Actúa como prevención, pues crea un campo protector alrededor de quien la posea.
ATRACCIÓN POSITIVA:
Permite atraer a las personas correctas, ya se trate de amigos o de parejas, siempre que se la utilice correctamente.
CURACIÓN:
La ruda beneficia el cuerpo físico. Por eso, si alguien es propenso a padecer enfermedades, será recomendante acudir a las dotes sobrenaturales que ofrece esta hierba.
EXORCISMO:
La ruda contiene propiedades que atenúan la negatividad y permiten expulsar a las entidades del bajo astral. Aleja y, a la vez, absorbe con gran facilidad las corrientes energéticas que puedan perturbar la paz del hogar.

CONTRARRESTRE LAS MALDICIONES:
Adquiera una pequeña botella de vidrio transparente e introduzca en ella tres alfileres, tres pedacitos de raíces de ruda macho, un puñado de sal gruesa y las cáscara de medió limón. Colóquele la botella en una ventana y déjela allí, sin cambiarla de lugar, y las maldiciones jamás le harán daño.

VEA EL FUTURO EN LOS SUEÑOS:
Años atrás, las brujas medievales usaban la ruda para descubrir el porvenir y anticipar los sucesos que deparaba el futuro. Si usted desea aplicarla para el mismo fin, decídase a confeccionar su propia almohada y rellenarla con semillas de ruda y una hojita de menta.
GANE MÁS DINERO:
Este hechizo es ideal para que no falte dinero en todo el año. Necesitará para ello, retirar de los extremos de los tallitos de ruda, todos los gajos posibles y envolverlos en plástico. Luego, guárdelos en una bolsita de tela marrón y llévelos en su cartera o billetera.

ACELERE LAS CURACIONES:
Construya un muñeco de tela verde y rellene la figura con hojas y brotes de ruda. Una vez terminado, consérvelo con usted por una semana en la cual tendrá que visualizar, con fe, su cura. Finalmente, arroje la ruda al fuego.
COMBATA LA ENVIDIA EN EL TRABAJO:
Sobre un retazo de tela de color púrpura, eche diez gotas de zumo de ruda y adhiérala a su escritorio o a su pared más cercana. Coloque, también, pedacitos de la raíz en todas las esquinas para "limpiar" su ambiente laboral. El retazo deberá ser renovado una vez por mes para que no pierda sus poderes.
CONTRA LOS CÓLICOS:
Prepare una simple infusión con ruda y agua, bébala y disipará los cólicos de todo tipo.
AMULETO PROTECTOR:
Obtenga suficiente cantidad de polvo de ruda, échelo junto con dos granos de pimienta y una moneda de cobre en un saquito de piel. Llévelo siempre con usted para tener una permanente protección contra los peligros callejeros. Si prefiere, en cambio, preservar su casa de robos, déjelo colgado de la puerta principal.
MAGIA FUERTE CON RUDA
Desde tiempos inmemoriales, las propiedades de esta planta, ha sido milagrosa, más que cualquier otra. Podrás aprender a utilizarla y obtener sus beneficios para alcanzar protección, amor, poder y dinero.
La ruda es utilizada tanto en hechicería como en la medicina natural, Los chinos la usaban para contrarrestar fiebres y malos pensamientos. Provee de una verdadera protección para defenderse de hechizos y trabajos maléficos. Es la hierba mágica por excelencia. Protege contra el mal de ojo , atrae el amor, y actúa corta las malas ondas.
PROTECCIÓN CONTRA MALAS INTENCIONES
En un balde al que debes lavar minuciosamente coloca diez litros de agua, siete brotes de ruda y un chorrito de aceite de oliva. Debes dejarlo reposar durante una noche de luna nueva al sereno. Al día siguiente, con ese agua lava todos los pisos de tu casa, especialmente los rincones, las paredes, zócalos y las puertas de tu hogar.

PARA ALEJAR LAS MALAS VIBRACIONES
Junta las hojas de ruda secas, colócalas en un mortero y redúcelas a polvo, luego mézclalas con un poco de azufre (hecho polvo) y de mirra. Sahúma con la mezcla donde creas que existen ondas negativas. Cuando acabes de sahumar los ambientes, toma un recipiente que no utilices para alimentos y haz una infusión con tres hojitas de ruda macho, deja enfriar y coloca el liquido en un vaporizador, luego rocía tus prendas de vestir.

PARA ALEJAR LAS MALDICIONES
Toma una pequeña botella de vidrio transparente e introduce en ella tres alfileres, tres pedacitos de raíces de ruda macho, un puñado de sal gruesa y la cáscara de medio limón. Tápala con un tapón de corcho. Coloca la botella en una ventana y déjala allí, sin cambiarla de lugar, y las maldiciones jamás te llegarán.

PARA CALMAR A UNA PERSONA DIFÍCIL
Si pretendes apaciguar el carácter de algún amigo, familiar o el de cualquier otra persona que te hace la vida difícil, sencillamente toma de la ruda dos o tres hojas y pégalas en forma de cruz detrás de una foto de la persona a la que quieres apaciguar. Entierra la foto cerca de la casa de quien has hechizado y no la saques de allí hasta que no haya surgido efecto. Si no tienes fotos de la persona busca alguna excusa para sacar una foto, en la misma puede haber otras personas a las que después debes recortar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario