El Caldero de Sol

El Caldero de Sol

jueves, agosto 25, 2016

LOS SIMBOLOS DE LA PASCUA



   La introducción de celebraciones folklóricas

en la liturgia  cristiana, no dejan de

asombrarnos. Sin duda, de todas las

 costumbres pascuales, la más popular es la

de los huevos de Pascua.
   
Durante mucho tiempo, estuvo prohibido

comer en Cuaresma; no solo carne, sino

también huevos. Por eso, el día de Pascua,

la gente  corría a bendecir grandes

cantidades de ellos, para comerlos en  

familia y distribuirlos como regalo, a vecinos y

amigos.        

Durante la Edad Media, en Semana Santa,

era común que los censos feudales se

pagaran con huevos. Y se estipulaba que el

día de pago fuese el domingo de Pascua.          
En Francia, por ejemplo, los estudiantes

organizaban la "Procesión de los Huevos". Se

reunían en parques y plazas y de allí partían

hasta la iglesia principal. Durante el trayecto,

golpeaban las puertas de las casas,

para que cada familia les regalara huevos,

que a posteriori serian bendecidor por un

Cura párroco.          

En esa época renacía el espíritu festivo. De

las iglesias colgaban cientos de banderas y

panderetas. Y cada joven llevaba colgado de

su cuello, un cesto de mimbre lleno de

huevos. Los más adinerados se hacían

acompañar por jóvenes pajes, vestidos con

telas multicolores de razo o de seda. La

mayor parte de la colecta se destinaba para

los hospitales de leprosos, o para los

indigentes.        

El ayuno era obligatorio. Por esta razón, se

adopta la costumbre de cocer huevos y

almacenarlos. Recién en la época del rey

Luis XIV, se introdujo la idea de pintarlos,

para después venderlos.           Entre los

siglos XVII y XVIII, a la salida de la misa

pascual, se ofrecían al monarca cestas

cargadas de huevos dorados y decorados

artísticamente.          

En Hungría, era común que el lunes de

Pascua, los pretendientes acecharan desde

el amanecer a las jóvenes de su aldea, para 

 llevarlas junto a las fuentes. Jugueteaban

con ellas, las tomaban desprevenidas

y les arrojaban en la cabeza un enorme cubo

de agua.          

No conformes con esto, los muchachos

reclamaban a sus víctimas una retribución,

asi que la joven debía entregarle a su

pretendiente un huevo y un beso.

Ciertamente, esta costumbre estaba mucho

mas asociada con los festejos de primavera

que con el verdadero significado cristiano de

la Pascua.        

En cuanto al sentido religioso, en la historia,

el huevo ha sido un elemento muy

importante, dentro de las cosmogonías más

primitivas.          


En la India y en países semitas de la región

oriental, el huevo ha representado el germen

primitivo, escondido en el agua.          

En la cosmogonía védica se cree que las

aguas originarias se elevaron y dieron origen

a un huevo de oro, del cual salió el creador

del mundo.        

En Egipto, el simbolismo del huevo se

asemeja al mito griego de la Caja de

Pandora. Se cree que el dios Osiris y su

hermano, Tifón, lucharon respectivamente e

introdujeron todos los bienes y males del  

mundo en un huevo. Al romperse el mismo,

todos los males se distribuyeron por el

planeta.          

También en Persia, como en Grecia y Roma,

era muy común pintar huevos y comerlos en

las fiestas, en honor a la primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario